30 de junio de 2020

Una noticia con buen sabor y cultura

El café peruano llega a Mendoza para esparcir su delicada fragancia y exquisito aroma en los cafés culturales argentinos.



Compartir en Facebook Compartir por whatsapp

El café, en su doble acepción de lugar y bebida, no es solo una cuestión externa al ejercicio de la ficción, es también tema, motivo y fuente de muchas historias que surgen con base en su espíritu socializador de carácter universal. A diferencia de muchos otros productos relacionados con la creación literaria, la sola mención del café prácticamente no requiere de explicación, pues en términos culturales forma parte del acervo de la mayoría de la población mundial. Elixir de escritores y poetas, que encontraron en el café el más grande símbolo cultural.

Y ya que estamos hablando de cultura permítanme esquematizar una idea borgeana en mi relato, como solo él podía manejar la ficción, iré del caos al orden para darle forma a mi apreciación.

Así se presenta la realidad del comercio de café en Argentina: un consumo envidiable, sin una pisca de cultura cafetera. La justificación podría ser el hecho que Argentina no es un país productor de café. Sin embargo, solo es una justificación, que no merecemos los cafeteros de este hermoso país de librerías y cafés.

En su gran mayoría Argentina consume café brasilero, convencional y descartes. Un café que debe sobre tostarse para eliminar los hongos y mohos que el grano suele traer por su alta humedad. Al ser sobre tostado el color negro y sabor amargo es lo que predomina en su degustación o cata.

Es esta realidad a la que llamo "CAOS".

 

Sin embargo, el mundo cambió y el comercio internacional nos permite conocer y disfrutar no solamente de otras realidades, sino aprender y deleitarnos de aquellos productos que no producimos, pero que son una costumbre arraigada en nuestras tradiciones.

Después de tres años de trabajo las marcas peruanas de café especial llegarán a las mesas argentinas a deleitar no solamente con su color marrón, sino con su inigualable sabor, donde el cafetero podrá percibir el amargor, también su acidez y dulzura, en una inigualable taza con puntaje de catación.

A esta parte la llamo "ORDEN".

 

Marcas como Puma Café de la Central de Café y Cacao del Perú nos permitirán saborear cafés especiales de las principales zonas productoras como Pangoa e Incahuasi.

Idílico Café del hermoso valle de San Ignacio de la Cajamarca del Inca, con su sabor suave, con notas frescas, frutales y florales, con un toque de acidez equilibrado. Serán los principales perfiles que el público argentino podrá disfrutar y saborear próximamente en Mendoza.

Como hablar de Argentina es hablar de Borges, quiero terminar este relato en mi desesperación de escritor, tratando de descifrar en el tiempo la biblioteca de Babel: "Ya no habrá tiempo en que nos falte un buen café especial, ni instantes en que disfrutemos su fragancia, su aroma y su sabor".

En la misma mesa del café "La Biela", frente a la Recoleta, donde solía escribir.

 

Bienvenido sea el café de especialidad peruano y el desarrollo de la cultura cafetera y cafetalera a la tierra de Borges.

 

Ivan Nolazco

Escritor y Catador Internacional

De Café de Especialidad